La plantilla del Cartagena, criticada por su presidente

Las declaraciones en las últimas horas del presidente del Cartagena, Paco Gómez, en las que manifestaba que “no puede ser que estén cobrando al día y ni ganen partidos ni den la cara. Están acomodados y necesitan un escarmiento”, acerca del actual funcionamiento de su plantilla, ha generado un intenso malestar en los futbolistas del club, aunque ninguno de ellos ha querido plantar cara a su “jefe” en el día de hoy.

“El fútbol me está costando dinero. Hay varios jugadores de la plantilla que no están implicados. Si bajan a Segunda B es para colgarlos uno al lado del otro” fue el pensamiento más fuerte del principal directivo del equipo, que se encuentra ubicado actualmente en la zona de descenso que le llevaría a la tercera división del fútbol español, con 23 unidades, y a tres de la zona de salvación en la que se encuentra actualmente el Huesca.

Sin ir más lejos, luego de la sesión de entrenamientos de ayer, uno de los futbolistas que se refirió a la situación fue Abraham Paz, uno de los pesos pesados del vestuario, quien sostuvo que “Yo respeto cualquier opinión, el presidente sabemos como es, es normal que diga las cosas a su manera, si es verdad que estamos ahí abajo no es por casualidad, comparto entre comillas lo que dice el presidente porque si descendemos seria una vergüenza”.

La cuestión es que el Cartagena se encuentra en un momento en el que deberá ganar o ganar, considerando que el pasado fin de semana cayó ante el Guadalajara en su propio terreno por 2 a 0, y anteriormente venía de caer ante el Alcorcón por la mínima, habiéndose producido su último triunfo hace tres jornadas, cuando recibió al Sabadell, y por el mismo resultado.

Pensando en la próxima jornada, en el encuentro que cierra la fecha, el Cartagena deberá conseguir un buen resultado en su visita al Alcoyano, en un partido de seis puntos, considerando que su rival se encuentra tres unidades por encima en la clasificación, igualado con el propio Huesca, y sería hasta ahora el último en confirmar su descenso a la Segunda B.