Wellington, encantado en el Alcoyano

 

El jugador brasileño, Wellignton Silva que la semana pasada se incorporo al Alcoyano procedente del Levante pero cedido por el Arsenal está encantado con su equipo. El futbolista después de pasar una temporada casi en blanco en el conjunto granota debutó este fin de semana ante el Almería y marcó un gol.

Así que Wellington está más que encantado con su equipo. De hecho, ha afirmado que le sorprendió que un equipo nuevo en la categoría de plata desarollara un fúbol basado en el toque del balón y no en el pelotazo. “Me gustó que a pesar de ser un equipo nuevo en la categoría no abusaba del pelotazo y le gustaba tocar el balón. En los dos últimos partidos se han conseguido cuatro puntos frente a rivales de la zona alta de la clasificación que nos van a ayudar mucho pensando que todavía hay una segunda vuelta por jugar”.

El jugador brasileño también ha querido valorar su primer partido con el Alcoyano que seguro que tardará tiempo en olvidar, ya que le salió todo perfecto. Incluso la afición coreó su nombre.

“Me noté que estoy falto de ritmo pero poco a poco espero cogerlo y ayudar a mis nuevos compañeros. Fue muy bonito ver a mi nueva afición tan feliz al final del partido y me enorgullece que corearan mi nombre al final del encuentro.Esperaba el balón dentro del área y cuando me llegó no me lo pensé dos veces. Le dedico el gol a mi nueva afición y los compañeros que hicieron un gran esfuerzo para conseguir un punto frente a un rival de la parte alta de la clasificación”.

En cuanto a su fichaje confiesa que no se lo pensó dos veces ya que no le gustaba la situación que estaba viviendo en el Levante. Aunque recoce que no sabía prácticamente nada del Alcoyano asegura que quería fichar porque sabía que iba a tener oportunidad de jugar al fútbol y eso es lo único que quiere.

 “Lo primero que hice fue entrar en internet a ver vídeos de la ciudad y el equipo. Desde el primer momento pensé que era un buen sitio para ir a jugar. El equipo está en una buena línea de juego y resultados y debemos aferrarnos a ella con todas nuestra fuerzas”, concluye Wellington.